Skip to content

VIDA DE GRUPO EN LA MANADA

"La manada es un espacio privilegiado, una atm?sfera especial, donde niñas y niños son parte importante de un grupo simp?tico que hace cosas entretenidas e interesantes".

No s?lo es importante conocer a los niños sino propiciarles un ambiente acogedor a d?nde los llevaremos, por esto la vida de grupo es el resultado de todo lo que pasa en la manada. "Si la vida de grupo es rica, los niños vienen y se quedan, si no es as?, los niños vienen pero no se quedan. Puede que algunos se queden, porque hasta la vida de grupo "pobre" pudiera satisfacer algunas necesidades infantiles, pero en este caso la manada estar?a desaprovechando las posibilidades que le brinda el m?todo scout para enriquecer la vida en com?n y obtener los que los niños den al m?ximo de s? mismos”.

Elementos que conforman la vida de grupo:

Un marco simb?lico: La fantas?a como elemento fortalecedor de esa atm?sfera de la manada, seguir? utilizando como fondo motivador "El Libro de las Tierras V?rgenes", pues esto vuelve la propuesta del movimiento mucho m?s comprensible para los niños.
"No se trata de reemplazar la realidad por la ficci?n, sino de poner al alcance de los niños una forma de comportamiento y un modelo de sociedad a trav?s de s?mbolos e im?genes, que para ellos ser?n m?s comprensibles que las ideas y los conceptos".
Los nombre y s?mbolos que utilizamos en la manada provienen de los hechos que aparecen en "El Libro De Las Tierras V?rgenes", es por esto que aparecen palabras como lobatos, lobeznas (nuevo t?rmino en nuestro pa?s con el cual se pretende dar una identificaci?n de sexo a las niñas de la manada), Flor Roja, cubil, etc.

¿COMO SON LOS LOBATOS?

Para comenzar, es necesario indicar que un lobato, es un ni?o entre 7 y 11 a?os. De alguna forma, quienes trabajamos con lobatos, somos capaces de describirlos bas?ndonos habitualmente, en lo que observamos de ellos. Sin embargo, el conocimiento que tenemos de ellos, no debe provenir solamente de la observaci?n.

Para conocer bien a los lobatos, debemos ser capaces de comprender el porque de sus intereses, de modo que no nos resulten extra?as las propuestas de actividades hechas por ellos.

Los lobatos, son activos. Poseen una energ?a desbordante, que contagia a todos quienes les rodean. Es habitual decir de ellos, “no se cansan nunca“, aunque corran, jueguen, naden, o escalen durante el d?a.

Son muy buenos para juzgar. Poseen un alto sentido de la verdad. Eso queda de manifiesto en sus juegos. No les gusta que les hagan trampas. Si as? ocurre, ellos reclamaran como si se tratara de un premio incre?ble. En los juegos en que participan, al comienzo de esta edad, aceptan las reglas impuestas. A medida que se avanza en edad, ellos comienzan a construir su propias reglas, las que pedir?n que se cumplan, mas a?n si se ven perjudicados. Defienden sus opiniones y posiciones con mucha vehemencia, la que con el tiempo, ira disminuyendo, debido en gran parte, a que comienzan a ser propio el valor de la tolerancia. Este ?ltimo, es muy f?cil de desarrollar en ellos. Basta con hacerlos participar activamente en el Consejo de Unidad o Consejo de la Roca. Poco a poco, ir?n descubriendo que existe un mundo muy complejo, con amigos, padres, hermanos, profesores, compa?eros de curso, con opiniones similares a las de ellos, y en algunos casos, completamente distintas a las de ellos. Pese a todo estas diferencias que puedan tener, poseen muchos amigos.

ORIGEN DEL LOBATISMO

En el año 1914 el mundo estaba siendo sacudido por la Gran Guerra, el primer gran conflicto mundial. Centenares de scouters estaban en el frente de batalla y el escultismo estaba estancado, luego de un sensacional avance desde 1907.

Baden Powell aprovech? esta situaci?n para desarrollar un proyecto para scouts menores de 11 años. Desde un inicio, los m?s pequeños desearon integrarse al movimiento, pero no hab?a una propuesta concreta para ellos.

Algunas tropas hab?an intentado formar grupos de "junior scouts" pero los resultados no hab?an sido satisfactorios. El libro "Scouting for boys" no era apropiado para ellos, as? como el "Aids to scouting" no hab?a sido apropiado para los scouts (*).

BP analiz? con Percy Everett un m?todo educativo para los "junior scouts", llegando a la conclusi?n que:

"El nombre Junior Scouts nunca servir? como nombre permanente. Nunca pens? mantenerlo, pero servir? para uso preliminar al explicar el movimiento. Debemos inventar un nombre que guste a los chiquillos… originalmente pens? en lobatos, cachorros, potros o j?venes scouts".

La respuesta para el nombre vino de la obra que nuestro Jefe pens? en usar como base de programa: "El libro de las tierras v?rgenes", de Rudyard Kipling.